«Eres más conservador si la empresa lleva tu apellido» (M.Migueláñez)

“Cuando tu nombre es el de la empresa no separas lo que eres tú de lo que es la empresa. El hecho de que la firma se llame como tú te hace demasiado conservador. Te frena iniciativas por preservar lo que has conseguido”, declara Migueláñez en el diario Expansión.

Un fenómeno interesante y que efectivamente se da mucho en compañías familiares, con un peso muy significativo en la economía, según el IEF (Instituto de Empresa Familiar). Casos de sagas como los Ford, Porsche, Dell, Marriott, Armani, o en España: Tous, Roca, Esteve, Grifols, Adolfo Domínguez o Puig ilustran bien estos casos.

Y es que, efectivamente, cuando uno pone su propio nombre de marca en su empresa está vinculando su (buena/ mala) reputación personal con la empresarial y viceversa, lo cual institucionaliza un compromiso responsable y una filosofía fundadora que nutre y fortalece la marca y hace que uno sopese y valore más la coherencia, la trayectoria, el origen, la fidelización y el nivel de riesgo en sus decisiones empresariales. Y eso es algo que tiene consecuencias en la gestión de esos negocios y en la reputación de esas marcas con el paso del tiempo, como se ilustra a continuación.

La universidad de Texas (Kashmiri y Mahajan, 2002) en un estudio realizado en USA a 130 compañías del S&P en 2002, consta que:

  1. Las compañías con nombre familiar prestan más atención a lo que los consumidores tienen que decir, que los que no: Tienden a tener pues una actitud más de escucha y de consideración permanente hacia su público.
  2. Las compañías con nombre familiar confían más en la comunicación como la mejor forma de gestionar su buena reputación en la creación de valor, mientras que las otras confían más en el I+D y en las correctas decisiones estratégicas.
  3. Las compañías con nombre familiar son más sensibles y cultivan más la responsabilidad social corporativa.

Parece pues que la relevancia (incluso económica y de gestión) del buen nombre personal corporativo (patronímicos) puede tener cierta influencia en el destino, devenir y gestión de las compañías, algo vinculado con el compromiso y la reputación de los fundadores.

Sorprende. Hasta ahí puede llegar la relevancia del naming en los resultados.

Views All Time
Views All Time
1511
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario