Naming, el proceso: mucho más que elegir un nombre

El naming es el mensaje que será más visto, leído y escrito de la marca. Por eso, invertir en naming es fundamental para reflejar en los consumidores la identidad de la marca teniendo en cuenta la combinación de la estrategia de branding, la comunicación y todas las expresiones verbales y visuales de la misma.

El nombre es algo que no puede fallar, y que va mucho más allá de un ejercicio creativo. Para que el naming tenga éxito, debe existir una integración entre la creatividad, con la viabilidad jurídica, lingüística, cultural y el marketing. Hay que tener en cuenta que hay decisiones de naming que son claves y estratégicas para el futuro de una marca, y que afectan a toda la empresa. Por eso, el proceso de naming es clave a la hora de dar visibilidad y valor añadido a la marca.

DESCARGA EL EBOOK: BRANDING DIGITAL, MÁS BRANDING QUE NUNCA

 

Naming proceso

El momento en el que comenzamos con un proyecto, una nueva empresa o una startup, por ejemplo, lo primero que necesitamos es un nombre. Para ello, es necesario seguir un proceso a través de un procedimiento y técnicas que nos ayuden a contar con al mejor nombre para la marca. Esto es muy importante, puesto que nos encontramos ante un universo de nombres que es casi infinito, donde existen miles de posibilidades entre las que elegir, y, además, existen numerosas técnicas que nos pueden ayudar a encontrar el nombre más adecuado para la marca.

De esta forma, tener clara la propuesta única de valor para la marca es clave a la hora de llevar a cabo un proceso de naming exitoso. En este sentido, toda marca debe tener un briefing en el que no pueden faltar cuestiones como la descripción, misión y valores de la empresa; descripción de productos o servicios a nombrar; objetivos de los productos o servicios que se van a nombrar; la propuesta única de valor ya comentada anteriormente; las características y ventajas; el público objetivo; el ámbito (local, nacional o internacional); y los competidores, entre otras cosas.

Hay que tener muy claro, que la construcción de una marca es una tarea de años y esfuerzo. Por eso, los valores que dotemos a la misma evolucionarán con el tiempo, y el nombre elegido será el que los represente. De ahí que sea tan importante llevar a cabo todo un proceso de naming para encontrar un nombre adecuado a nuestro producto o marca. Para ello, debemos considerar algunos aspectos como…

  • El análisis de naming de nuestra categoría y de la categoría paralela: es necesario conocer los nombres de las marcas de nuestro sector, y salirse un poco para ver los que funcionan en sectores cercanos.
  • Pensar en espacios de creación: con todo lo anterior queda claro lo que no queremos para nuestra marca, y, a partir de ahí, es necesario enfocarlo en diferentes espacios conceptuales que encajen con lo que la firma quiere comunicar (juventud, dinamismo, belleza, textil, salud, natural, etc.).
  • El aspecto del nombre: en base al análisis previo, debemos pensar en la forma en la que queremos construir el nombre. Aquí entra en juego ver si queremos un nombre descriptivo (Airbus); un neologismo, un nombre en base a varios existentes, como el caso de Adidas (Adi Dassler); un nombre abstracto, construido sin ninguna referencia anterior, algo completamente nuevo; un nombre sugerente, que hable sobre algún beneficio directo (Correos Express); evocador, que utilice una base conocida para transformarla en algo nuevo (Aqualia); o asociativo, utilizando una asociación conceptual (Dorada); entre otros tipos de construcciones.
  • ¡Ya es hora de practicar el brainstorming! En la cual debemos aportar una lista de nombres que se adapten a nuestra propuesta de valor, que sean memorables, que aporten una diferenciación, que sean agradables de ver y escuchar, etc.

Pero crear un buen naming no es tarea fácil. Una vez tenemos varias propuestas debemos revisar los nombres resultantes, ver si están registrados para no tener problemas legales, ver su disponibilidad en los entornos digitales… Para ello, es necesario entrar en cuestiones como si es un nombre que encaja en nuestro planteamiento estratégico y creativo, y, en el caso de ser un nombre internacional, pensar en su sonoridad y significado como cuestiones importantes a tener en cuenta.

Estamos ante todo un proceso de naming al que las marcas deben dar la importancia que se merece e invertir lo necesario para encontrar el nombre que refleje todos los valores e identidad de la marca.

Views All Time
Views All Time
563
Views Today
Views Today
2