Verbal branding: ¿tu marca transmite el mensaje adecuado?

Imagen de una pizarra donde una mano escribe Brand

Las marcas tienen voz propia, con la que crean en nuestro inconsciente una personalidad que está estrechamente relacionada con el tono, la intensidad o el timbre de los mensajes que nos envían. ¿O a caso no lees los mensajes que hacen las marcas más conocidas con un tono y expresión diferentes para cada una de ellas? Un claro ejemplo es el de Vueling y BMW. Dos marcas distintas con un público objetivo muy diferente. Por una parte, la aerolínea juega constantemente con un tono de voz joven y dinámico expresado en sus famosas frases que mezclan inglés y español. Ofrecen vuelos low-cost y por lo tanto, la audiencia que buscan representa un perfil que antepone el precio al servicio. De ahí que el tono y el mensaje sean más transgresores.

La marca BMW, en cambio, va dirigida a un público más exclusivo y con mayores expectativas respecto al servicio. De ahí que su famoso “¿Te gusta conducir?” sea sinónimo de alta calidad en la conducción, que va más allá de la simple funcionalidad.

Este hecho está relacionado de forma directa con el verbal branding y muy especialmente con la voz y el messaging escogido por cada marca. De forma inconsciente, las personas creamos estereotipos y personalidades para cada marca en función de lo que esta nos transmita. Por eso es muy importante cuidar el lenguaje, el tono de voz y el mensaje a la hora de comunicarse con el público.

¿Qué se entiende por la Voz de una marca?

La voz es la expresión de la personalidad de una marca a través del lenguaje, y transmite el comportamiento de esta en relación al mundo exterior. Forma parte del verbal branding, es decir, define todos aquellos aspectos relacionados con el lenguaje que nuestra marca utiliza para transmitir sus valores. En pocas palabras, la voz de una marca es el “cómo decimos lo que decimos, y cómo hacemos lo que hacemos”. Las palabras cuentan solo un 7% en la configuración del mensaje que se quiere transmitir, y son el tono de nuestra voz (38%) y el lenguaje corporal (55%) los elementos que transmiten el verdadero significado de lo que queremos decir. ¡Y lo mismo pasa con las marcas!

Por eso resulta muy importante identificar qué voz es la más apropiada para nuestra marca. El primer paso, desde luego, pasa por conocer al público al que nos vamos a dirigir. ¿Cuáles son sus gustos, intereses, preocupaciones o expectativas con las marcas? Y sobre todo, ¿cuál es su lenguaje?

Acto seguido, es importante tener claro el argumento de tu marca, ese aspecto que la diferencia de las demás. Y sobre todo, hay que escoger de forma concienzuda a las personas que van a ser la voz humana de nuestra empresa en los anuncios de televisión o radio. Estas personas deben transmitir los mensajes con el tono, la intensidad y el timbre adecuado para que la audiencia a la que nos dirigimos se sienta identificada con la marca. El tono debe ser emocional, basado en la historia y valores de la marca y debe presentarse no como publicidad pura y dura, sino como una ayuda para el día a día de las personas.

En definitiva, definir de forma clara cuál será el tono de voz de nuestra marca es igual de imprescindible que fijar el naming o la identidad gráfica, ya que la voz ayudará a nuestro público a crear todo un imaginario relacionado con nuestros valores.

¿Y qué hay del messaging?

Después de haber escogido el tono de voz con el que queremos dirigirnos a nuestra audiencia, tenemos que escoger el mensaje que deseamos transmitir. El messaging por lo tanto, es el marco que usamos para desarrollar la comunicación de nuestra marca. Es importante crear mensajes adaptados a cada audiencia en función de sus necesidades y expectativas en relación a nuestros servicios o productos. Y es que no es lo mismo dirigirse a un público con un alto poder adquisitivo y de exigencia que a un público joven, más dinámico y con mayor capacidad de adaptación. Así que, ¡ojo a quien te diriges!

Por lo tanto, escoger el mensaje adecuado para cada público y con un tono de voz consistente nos permitirá transmitir la percepción adecuada en cada uno de los públicos a los que nos dirijamos.

El verbal branding es, en definitiva, una parte fundamental de la personalidad de una marca. ¡Déjala en manos de profesionales!

Views All Time
Views All Time
2147
Views Today
Views Today
3

Deja un comentario