10 consejos para crear un nombre de marca para tu empresa

naming | nombra

Una empresa cuesta mucho esfuerzo y sacrificio de crear por parte de sus fundadores como para que luego todo ese trabajo se esfume por la elección de un nombre de marca poco adecuado. Aunque pueda parecer increíble, si el naming de una empresa eficiente y que ofrece productos o servicios de calidad no es el ideal, puede resultar todo un fracaso a nivel comercial. Y es que el nombre de marca es el primer elemento de identificación y el factor que más personalidad y diferenciación confiere respecto a la competencia. ¡Sin nombre no somos nada, y lo mismo ocurre con las empresas! Por eso, el proceso de elección de un naming debe ser tan meticuloso y concienzudo como el que seguimos para escoger el nombre de una persona.

Algunos consejos útiles para escoger el nombre de tu empresa

Si no quieres fracasar a la hora de elegir la identidad verbal de tu marca, en Nombra te facilitamos algunos consejos para que puedas superar esta fase con éxito.

  1. Hay que confiar en expertos: es necesario dejar atrás los tiempos en los que hasta el apuntador daba su opinión sobre el nombre que una marca debía adquirir. Si queremos que la elección del naming sea todo un éxito, es imprescindible acudir a profesionales que no solo aportarán ideas frescas y originales, sino que también comprobarán la validez jurídica y la adecuación a la marca del nombre escogido.
  2. Piénsalo bien: la elección de un nombre de marca no es algo que se deba hacer de la noche a la mañana. Hay que barajar una serie de posibilidades y comprobar la identidad, posicionamiento y ventajas y desventajas que puede ocasionar a la marca cada uno de los namings propuestos. Así que, ¡ojo con las traducciones del naming de nuestra marca a otros idiomas!
  3. Escoger una firma de naming adecuada: una marca es irreversible. Una vez creada, es muy difícil de cambiar o de rectificar ciertos valores o aspectos de su identidad. Por eso, es necesario realizar este proceso con éxito y a la primera. Asegúrate de comprobar las credenciales y prestigio de la empresa especializada en naming que escojas. ¡Que no te vendan gato por liebre!
  4. Involucrarse en el naming desde el principio: al fin y al cabo, quien va a trabajar diariamente al frente de una marca y quienes van a decidir finalmente el naming más adecuado, son los propios directivos de la misma. Así que no te tomes a la ligera este proceso, e implícate desde el principio para evitar sorpresas al final.
  5. Conocer la audiencia, las palabras y el lenguaje: las personas que van a decidir finalmente sobre el éxito o el fracaso de una marca son los clientes. Es por esta razón que se hace vital conocer la audiencia a la que vamos a dirigirnos, así como la forma en la que podremos seducirla. Un nombre de marca no solo debe ser la mejor carta de presentación de una empresa, sino también parte de su propia personalidad. El lenguaje escogido, por lo tanto, también debe ser tenido muy en cuenta.
  6. Evitar obsesiones con el dominio web: otro de los errores más comunes es supeditar el nombre de una marca a la disponibilidad del mismo como dominio web. En ocasiones, es mejor optar por un naming corporativo óptimo y evocador pero sin disponibilidad web, que uno con esta última y poco identificativo.
  7. No hay que temer a ser distinto: lo diferente acaba triunfando, o como mínimo se habla de ello. Conseguir que se hable de una marca – siempre que sea de la forma más positiva posible – es sinónimo de éxito para la misma, tanto a nivel de ventas como de notoriedad. No caigas en el error, por tanto, de limitar la identidad de tu marca con un nombre demasiado común o poco atractivo para los usuarios. Hay ocasiones en las que escoger un nombre polémico, como por ejemplo Virgin (virgen), puede suscitar provocación y dejar huella.
  8. Tener varios nombres en la recámara: es cierto que cuando nos enamoramos de un nombre de marca, puede parecer difícil pararse a contemplar otras opciones. Pero, ¿y si ese nombre ya está registrado o no es el más adecuado para una futura internacionalización de la marca? Por eso, es necesario barajar diferentes opciones para evitar sorpresas desagradables a la hora de la verdad.
  9. Connotaciones negativas en otros países: como ya se ha comentado anteriormente, una marca siempre debe tener perspectivas de internacionalización. El nombre de marca escogido debe ser, por lo tanto, un naming que pueda ser utilizado en otros países sin que suponga un lastre para la empresa. Es decir, que no tenga connotaciones negativas en otros países.
  10. Control y liderazgo: a pesar de confiar en expertos, es necesario prestar especial atención al camino seguido para encontrar el nombre de marca adecuado a nuestra empresa.

En definitiva, la identidad de una marca está estrechamente ligada a su nombre. Este proceso solo se realiza una vez, por eso es importante realizarlo con éxito. Así que confía en profesionales y no te lleves un susto que te pueda costar más de un disgusto.

Views All Time
Views All Time
2945
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario