Consejos para el naming de un partido político

El naming y los partidos políticos

La política constituye uno de los pilares de toda sociedad ya que actúa como intermediario entre los ciudadanos y el Estado. Pero especialmente en una sociedad democrática, la política se convierte en un elemento de máxima involucración donde los ciudadanos se equiparan a consumidores y los partidos políticos son marcas, que necesitan contar con el apoyo ciudadano para ganar la cuota de mercado necesaria para adentrarse en el Palacio de la Moncloa.

Definir un programa fuerte de gobierno sería equivalente a la estrategia de negocio, ahora bien, llegar siquiera a hacer frente a la consolidada oposición de alguno de los partidos más populares no es tarea fácil, como no lo es desbancar a una marca líder en sectores donde hay 2 o 3 players que se reparten el pastel… Por mucho que tu estrategia de marca y discurso venga a solucionar los problemas y abusos que ese oligopolio ha consentido, la gente sigue siendo reacia a lo bueno por conocer.

¿Cuál creéis, entonces, que será la relevancia del naming de los partidos políticos en su conexión con la ciudadanía?

DESCARGA EL EBOOK: BRANDING DIGITAL, MÁS BRANDING QUE NUNCA

 

5 pasos para crear un naming de un partido político exitoso

El proceso de creación de nombres, conocido como naming, es también una de las primeras labores al crear un nuevo partido político. Dame un nombre que me haga existir…

Es sabido que las palabras generan un impacto inicial fuerte en la sociedad, actuando como herramienta persuasiva. Pero las palabras, si no se unen con ingenio, nunca dejarán de ser solo palabras. En política, más que en cualquier otro sector al que podamos aplicar el branding, el TONO de voz lo es todo, bueno casi. Aquí os dejamos estos cinco consejos sobre cómo bautizar un nuevo partido político:

  1. Que sea fácil de recordar y pronunciar. No olvidemos que la política es para todos, y en democracia para todos y por igual. Cualquier persona con la ciudadanía tiene derecho a votar, incluso si no habla el idioma, así que no seamos poco ambiciosos a la hora de pensar en la fácil internacionalización de un nombre.
  2. Que se diferencie bien del resto de partidos políticos. Aquí el tono entra en el juego pisando fuerte, más en España por el cambio que hemos vivido en el panorama de oferta política… frente a las siglas descriptivas con terminología general y propia del sector (socialismo, comunismo, popular, democrático, izquierda, derecha, centro…) surgen nombres que lo que implican es más un talante que un concepto. Así PODEMOS es evidentemente una llamada a la lucha y la no resignación mientras CIUDADANOS muestra un talante mucho más moderado. Tremendo paralelismo si pensamos en Amena y Yoigo luchando contra Movistar y Airtel (ahora Vodafone pero mismo tono) Hasta YOIGO bien podría haber sido el nombre de un partido en esta época 😉
  3. Tener en cuenta el logo: tampoco este detalle es único de la política pero toma mucha relevancia de nuevo al querer llegar a todos. Tener algún color e icono que sea fácilmente reconocible y pregnante se hace imprescindible. La política está plagada de encuestas, gráficos y listados donde la identificación del partido se hace en un espacio diminuto.
  4. Que ayude a transmitir los valores del partido: nuevamente el tono dice casi todo pero también la forma. Usar un tiempo verbal o una expresión que implique una acción, como lo son Podemos o En común, denotará un carácter más activista y progresista. Los colores también transmiten mucho. Mientras el naranja es energía, auqnue también puede denotar una cierta agresividad, el morado transmite poder, ambición pero también independencia y creatividad.
  5. Comprobar a la perfección que el nombre elegido no se encuentre ya en el Registro de Partidos Políticos ni que se parezca demasiado a otros, ya que sino se podría incurrir en algún delito de plagio e iniciar una mediática guerra sin fin como le pasó a la vieja ‘Convergència Democràtica de Catalunya’ (ahora ‘Partit Demòcrata Català’) con ‘Demòcrates de Catalunya’.

Algunos de los nombres de partidos políticos más curiosos y originales

Aunque parezca mentira, lo excéntrico se ha instalado también en el ámbito político. Y si no, que se lo pregunten a los fundadores de estos partidos que decidieron no dejar lugar a la imaginación con su nombre:

  1. Partido de los amantes de la cerveza polaca: querían promover el consumo de la cerveza, en perjuicio del vodka, como objetivo de prevenir el alcoholismo en Polonia.
  2. Partido oficial de Monstruos Locos y Delirantes: propuso eliminar los gastos del Primer Ministro del Reino Unido, para repartir ese dinero entre los más necesitados. Además, también quería abolir el impuesto sobre la renta personal.
  3. Partido de las Pistolas y el Dopaje: se creó en California, durante la campaña electoral en la que ganó Arnold Schwarzenegger, como gesto de burla. Y es que decían que si la mayoría conservadora que está a favor del libre uso de armas se uniera a la mayoría que defiende el libro uso de drogas, se formaría una mayoría política insuperable.

Lo más sorprendente es que aunque se quedaron a muchos votos de llegar a la presidencia, estas formaciones políticas sí consiguieron sus objetivos: despertar la curiosidad de la gente y llamar la atención.

Quizás crear un partido político puede ser un trabajo medianamente “fácil”. No obstante, el naming es una fase crucial que debe abordarse con el mismo modo que ocurre con los nombres de marcas de empresas y sus productos. Esto quiere decir que hay que trabajarlo muy bien para lograr un efecto eficaz entre la sociedad: captar el mayor número de votos posible conectando con la gente.

Porque un nombre es mucho más que un conjunto de letras: es una imagen y unos valores que representan a una entidad.

*Imagen de NAZARET ESCOBEDO (Verne)

Views All Time
Views All Time
10850
Views Today
Views Today
1