El ring de las marcas: el combate entre Wallapop y Wala por el naming

Imagen de una mujer golpeando a un hombre con un guante de boxeo

Crear nombres de marcas nunca resultó una tarea fácil, y más cuando se trata de empresas exitosas en las que se mueven grandes cantidades de dinero. A lo largo de la historia hemos tenido claros ejemplos de litigios entre marcas enfrentadas porque una de ellas defendía que el naming de la otra era una copia del suyo. No resulta extraño, por lo tanto, que hace unas semanas saliera a la luz una nueva disputa por el nombre de una marca. Esta vez las implicadas son Wallapop y Wala.

La primera es una archiconocida startup en la que los usuarios pueden comprar y vender artículos nuevos o de segunda mano de forma fácil e independiente. Cuenta con más de 13 millones de usuarios y en la última ronda de financiación llegó a recaudar 40 millones de euros. Por su parte, Wala es una tienda que vende prendas de vestir, por norma general vinculadas al deporte.

La disputa por el naming

Ambas empresas son exitosas en su sector, pero tienen un problema en común: utilizan la misma palabra como naming. Seguramente los fundadores de Wallapop no pensaron en su momento la posibilidad de entrar en conflicto con otra marca por culpa del nombre, pero esa posibilidad existe y se ha convertido en una realidad. Wala cree firmemente que Wallapop no tiene derecho a usar ese nombre de marca y así se lo hizo saber a la OAMI (Agencia Europea de marcas), que ha impedido a la start-up usar ese naming para actividades comerciales.

A pesar de todo, Wallapop ha seguido operando con normalidad con su naming de origen, ya que según sus abogados solo se trata de una plataforma que pone en contacto a los usuarios para realizar transacciones. Es decir, no recibe ningún beneficio económico de lo que los usuarios ponen a la venta o deciden comprar.

El litigio puede alargarse en el tiempo de forma indefinida, y ponerse de nuevo en boca de todos cuando Wallapop dé el paso para transformarse en algo más que una plataforma de información para convertirse en un negocio real. Es en ese momento cuando la startup de compra-venta tendrá un problema jurídico real. El combate, por lo tanto, sigue su curso.

Una de las formas de evitar este tipo de conflictos a la hora de crear un nombre de marca es ser consciente de la importancia de realizar un estudio previo de los namings que ya operan en el mercado. En este aspecto, una herramienta imprescindible para conseguirlo es el test de nombres de marcas, que no solo sirve para comprobar la viabilidad jurídica de un naming, sino también la aceptación del mismo por parte del público.

Contar con profesionales a la hora de crear nombres de marcas puede ser la clave del éxito en el presente, pero también en el futuro.

Views All Time
Views All Time
2421
Views Today
Views Today
5

Deja un comentario