El naming potorro, o cómo saborear una buena conserva

Naming potorro, caso de éxito comercial

El naming de una marca es el referente principal a la hora de reconocer a una empresa. Sin nombre, es como si no existiera. Y es precisamente el naming el que acabará tomándose como referencia para iniciar cualquier tipo de campaña de branding que persiga alcanzar una determinada posición en el mercado. Este tipo de estrategias de marca se realizan mediante la identificación de una serie de puntos fuertes de la marca que hay que potenciar. Entre ellos el naming. Pero… ¿qué ocurre cuando es el propio nombre de marca el que se encarga de todo?

El naming como referente de la campaña de branding

Los nombres de marcas son, sin duda, el ADN corporativo de las compañías. En torno a ellos tienen que estructurarse todas las estrategias brand para tratar de posicionarse en la mente de los usuarios como una marca de referencia. A pesar de todo, hay contadas ocasiones en las que es el propio naming el que realiza esta función de manera automática. No existen muchos ejemplos en el mercado, aunque los pocos que hay son bien llamativos.

El más reciente es el de las conservas Potorro, que con un naming rompedor ha conseguido diseñar una estrategia de marca y branding corporativo digna de cualquier transgresor. Con el lema “Siente el sabor de un buen Potorro en tu boca”, la marca de conservas ha conseguido llegar a lo más alto en Twitter y se ha convertido en un fenómeno viral.

La importancia del naming en una estrategia de marca

Crear una marca potente en la actualidad es, muy probablemente, la mejor receta del éxito. De entre todos los factores que influyen en la creación de la marca, el nombre es uno de los más importantes. Primero porque el naming reúne en unas pocas letras todos los valores de la marca. Y segundo, porque el público nos conocerá mediante ese vocablo, que será la referencia durante toda la vida de la compañía.

Algunas de las razones por las que es importante realizar la elección del naming de la manera correcta, es por las muchas ventajas que éste supone. De entre las más destacadas son:

  • Tener una marca fuerte supone, ante todo, ahorrar en costes de campañas de marketing y branding corporativo. El naming de la marca Potorro es un buen ejemplo de ello. Además, independientemente de lo que ocurra en el mercado, contar con un naming de prestigio que los usuarios reconozcan como sinónimo de confianza hace que la marca sobreviva a cualquier contexto de crisis
  • Tener una marca fuerte supone no solo una confianza y prestigio del usuario hacia el producto. También es importante para incentivar la cultura corporativa de los empleados, que sienten la marca como suya y eso ayuda a incentivar la productividad y la consecución de los objetivos de negocio
  • Aunque haya veces que ni se plantea la posibilidad de expandirse hacia mercados internacionales, es una posibilidad potencial. Por eso, contar con un naming adecuado, capaz de ser utilizado en la mayor parte de los países del mundo sin problemas, y que genere un sentimiento positivo a quien lo lee y escucha es imprescindible para triunfar.
  • La credibilidad de la marca se refleja en su valor en la Bolsa y mercados burátiles, otro de los momentos importantes que las grandes compañías deben afrontar.

Los nombres de marcas o naming son, por lo tanto, una pieza clave e indiscutible en el éxito en la gestión de las marcas. Incluso, como se ha visto anteriormente con el ejemplo de Potorro, pueden llegar a ser la mejor manera de expandir una marca.

Si quieres saber más de algunos aspectos claves para la gestión exitosa de tu marca, os recomendamos el siguientes artículo: “ Los 10 mandamientos de una gestión de marca exitosa”.

Views All Time
Views All Time
919
Views Today
Views Today
2