Nombres de ciudades rarunos: la importancia de un naming

Nombre de ciudades raros y una comparación con el naming de las marcas durante el proceso de creación de marcas.

Viajar nos permite conocer otros lugares y rincones de nuestro planeta que en muchas ocasiones se quedan grabados en nuestra retina. Aunque, eso sí, no siempre por el mismo motivo. En algunas ocasiones nos acordamos de alguno de los destinos que hemos visitado por su belleza, su cultura o gastronomía. Y otras, en cambio, por el nombre del lugar. Esta analogía se puede llevar perfectamente al mundo de las empresas, ya que a la hora de llevar a cabo la creación de una marca es muy importante saber escoger bien el naming de la misma.

Para continuar explorando ese conjunto de nombres rarunos que dan nombre a lugares inesperados, vamos a hacer una pequeña selección de algunas ciudades que destacan principalmente por su naming.

DESCARGA EL EBOOK: BRANDING DIGITAL, MÁS BRANDING QUE NUNCA

 

Nombres extraños de algunos destinos

Para un experto en naming, es difícil no establecer ciertas comparaciones odiosas entre algunos nombres de pueblos y los de algunas marcas. Igual que ocurre con las ciudades, escoger un nombre de marca inadecuado puede suponer un lastre importante para el futuro. Incluso, desde la fase de creación de la marca. La razón es sencilla: si optamos por un naming difícil de pronunciar, que evoque sentimientos negativos y contradictorios con los valores de la marca, o simplemente suene ridículo cuando se traduce en otros idiomas, tenemos un verdadero problema.

Y eso es precisamente lo que ocurre con los siguientes destinos:

  • Sandwich: este bonito pueblo de Massachusetts (EEUU) es fácilmente identificable por su apetitoso nombre. Sin duda, este puede ser un buen ejemplo de un naming exitoso dentro del branding corporativo: evoca un alimento que nos gusta a todos, es fácil de recordar y tiene carisma. Aunque, eso sí, puede dar lugar a confusiones lingüísticas bastante graciosas. Todos esos aspectos tendremos que tenerlos muy en cuenta a la hora de crear una marca.
  • Beer: este pueblo inglés seguro que hará las delicias de los más aficionados a la cerveza. A pesar de todo, se hace extraño encontrar un pueblo que se llame así. Igual que se nos hace raro encontrar un producto cuyo nombre de marca sea Potorro. No son los namings más apropiados, y seguro que no aparecerían en un decálogo de los mejores aciertos a la hora de bautizar a una marca o pueblo.
  • Kissing: esta ciudad de Baviera es otro ejemplo de nombre de ciudad evocativo y fácil de recordar. ¿A quién no le gustaría visitar una ciudad con este nombre? Pues a la hora de crear una marca, debemos tratar de conseguir el mismo efecto con el naming.
  • Hell: este otro nombre, que corresponde a una ciudad de Michigan (EEUU), no es muy halagüeño. Desde luego, su naming no invita mucho a hacer una visita. Se trata de un ejemplo más de cómo un naming puede estropear la imagen de un lugar sin ni siquiera saber absolutamente nada del mismo.

Estos lugares son la mejor manera que tiene un experto en naming de demostrar a los nuevos empresarios la importancia que tiene escoger un nombre de marca adecuado cuando se crea una marca. Por eso, la mejor opción es siempre contar con expertos que te asesoren al 100%.

Views All Time
Views All Time
2662
Views Today
Views Today
6

Deja un comentario