¿Crees que pronuncias bien todos los nombres de marcas que conoces?

Pronunciación correcta de los nombres de marcas y naming. Branding y fonética son importantes

Los nombres de las marcas son como el DNI de las compañías. Sin un naming reconocido por el público, no son nada. Por eso es importante que la estrategia de branding corporativo de las mismas esté enfocada a dos objetivos: que los consumidores reconozcan visualmente el nombre de marca, y también que sean capaces de pronunciarlo fonéticamente de la forma correcta. Y es que, aunque no lo parezca, la mayor parte de las marcas extranjeras con las que interactuamos en el mercado tienen un naming cuya pronunciación dista bastante de la que utilizamos de forma coloquial.

La identificación de marca fonética de los nombres de marcas

La tremenda competencia que existe en el mercado actual hace que las marcas deban diferenciarse de sus rivales para ser consideradas como un referente por los consumidores. Así, la calidad del producto, el precio y sobre todo los valores tangibles e intangibles asociados al naming conformarán la diferencia entre dos marcas que se dirigen a un mismo nicho de mercado. La identidad fonética es una de esas claves de originalidad que hay que cuidar.

El problema en países como España es que, a menudo, solemos españolizar los nombres de marcas extranjeras que se comercializan en nuestras tiendas. Así, no es extraño que Google acabemos pronunciándolo como Guguel. O, en el caso de las videoconsolas, a la Xbox la llamemos equisboks. Corregir este tipo de fenómenos también forma parte del branding corporativo, a través de la estrategia de marca de la compañía. El sonido, por lo tanto, es tan importante como la identificación visual de un naming.

Para poder luchar contra este tipo de fenómenos lingüísticos es necesario, ante todo, conocer el origen de los mismos:

  • En algunos casos, el cambio fonético del nombre de las marcas se debe a una decisión propia de las compañías. Esta decisión está motivada por varios motivos: uno puede ser el significado del naming en el idioma nativo del país donde pretende internacionalizarse, y otra el cambio para facilitar la pronunciación y potenciar las ventas.
  • En cambio, en la mayor parte de ocasiones este tipo de pronunciaciones erróneas de los nombres de marcas están motivadas por los propios consumidores. La ley del mínimo esfuerzo a la hora de pronunciar un naming extraño se impone, dando lugar al conocido principio de economía lingüística. De ahí que casos como equisboks sean más habituales de lo normal

¿Cómo corregir la identidad fonética de las marcas?

Rectificar este tipo de situaciones no es fácil, pero resulta necesario. Además, si se enfoca desde un punto de vista divertido puede resultar todo un éxito. Encontramos varios ejemplos de este tipo en la historia del branding corporativo. Quizás, el más sonado es el de Schweppes, que a lo largo de su historia ha realizado diversas campañas publicitarias en las que explicaba con un tono divertido la forma correcta de pronunciar su nombre.

La identidad sonora de una marca, por lo tanto, es igual de importante que la visual. Por eso, es necesario confiar en expertos en la creación de nombres de marcas para que tengan en cuenta todo este tipo de factores que, a la postre, resultan decisivos en el éxito comercial de las empresas.

Views All Time
Views All Time
1792
Views Today
Views Today
2