Si una marca te hace sentir, ha ganado tu confianza para siempre

La importancia del verbal branding en la identidad de marca de una empresa

Tal y como hemos defendido en muchos artículos de este blog sobre naming y verbal branding, contar con una estrategia de marca capaz de conectar con los usuarios emocionalmente se convierte en una parte fundamental para alcanzar el éxito en el mercado actual. De hecho, en el 90% de las ocasiones existe una correlación directa entre la consecución de la emoción con la marca y los objetivos económicos planteados. Porque, para qué engañarnos, una marca busca triunfar sobre su competencia. La forma de expresarse, por lo tanto, se convierte en el vehículo transmisor de esos valores y, por supuesto, de esas emociones.

Decirlo, como casi todo en esta vida, resulta muy sencillo. La complejidad surge cuando nos ponemos delante de una marca de nueva creación y, además de tener que escoger el naming – que ya de por sí genera unos cuantos quebraderos de cabeza – debemos concretar la personalidad y los valores de marca que nos van a definir ante los usuarios.

¿Somos una marca divertida? ¿Queremos transmitir valores relacionados con el medioambiente? ¿O por el contrario mantendremos un punto de vista neutral para esos temas? Estas son algunas de las preguntas que deberemos plantearnos al iniciar una estrategia brand. Y, acto seguido, proyectar cómo lo transmitiremos.

DESCARGA EL EBOOK: BRANDING DIGITAL, MÁS BRANDING QUE NUNCA

 

El verbal branding y el poder del naming

A nadie se le escapa ya la importancia que tiene un nombre de marca coherente, eficaz, directo y que transmita fluidez. Que esté, de alguna manera, en sintonía con lo que deseamos transmitir. Pero un nombre de marca no se impregna de los valores escogidos desde una mesa de trabajo por arte de magia. Es necesario trabajar una serie de factores fundamentales para llevar a cabo esta tarea y conseguir, finalmente, aportar valor a la relación establecida entre nuestra marca y el público objetivo al que queremos dirigirnos. Esos factores son los siguientes:

  • El naming: el nombre de marca es la esencia misma de una compañía, el elemento en el que se deben reflejar todos los valores de la marca. Por eso, siempre es importante tener en cuenta algunos de los mejores consejos para crear un nombre de marca efectivo.
  • La voz: este aspecto es uno de los más importantes, ya que es el reflejo de la personalidad de una marca. Definir de forma precisa la voz de una marca puede ayudarnos a conseguir esa conexión emocional que tanto deseamos. Una voz inspiradora, por ejemplo, puede ser la de Vueling; una voz exclusiva, en cambio, puede ser la de Channel.
  • El tono: como ocurre con las personas, el tono puede variar dependiendo de la situación y el objetivo que persigamos. Pero, eso sí, la voz siempre es la misma. Es crucial saber utiliza un tono adecuado para cada target al que nos dirijamos o, por el contrario, definir uno para todos. Gracias al tono las emociones pueden potenciarse. Al fin y al cabo, nunca transmitimos lo mismo cuando susurramos que cuando alzamos la voz, ¿verdad?
  • El estilo: este último apartado depende casi exclusivamente de aspectos relacionados, en parte, con el branding visual de una marca. Como, por ejemplo, el tipo de imágenes que se pueden utilizar o el vocabulario aceptado desde un punto de vista empresarial.

La identidad verbal de una marca está estrechamente relacionada con la personalidad de la misma, así como con sus valores o la actitud frente al entorno. Por eso, contar con profesionales con experiencia en el asesoramiento para la creación del verbal branding puede resultar un factor determinante a la hora de tener éxito.

Views All Time
Views All Time
2801
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario