¿Cómo poner nombres de marcas?

chico joven con lupa descubriendo cómo poner nombres de marcas

Hay quienes afirman que el nombre que se le pone a un hijo va a determinar su personalidad, comportamiento e incluso su manera de relacionarse con el mundo.

Lo cierto es que hay expertos que respaldan esa teoría. Y lo mismo ocurre con el mundo empresarial: saber cómo poner nombres de marcas va a ser uno de los factores determinantes del éxito.

Para poder poner nombre a tu empresa necesitas una alta dosis de inspiración. Tu nuevo negocio requiere un nombre corto y con gancho. Un nombre que transmita y comunique qué somos. Y que a su vez, tenga ritmo y “caiga bien”.

En este artículo os enseñaremos cómo poner nombres de marcas teniendo en cuenta las singularidades que van a identificar este nuevo proyecto.

Cómo poner nombres de marcas: ¿a qué afecta?

Decantarse por un naming trae consigo consecuencias de diversa índole. Pero, ¿a quién y cómo afecta el nombre que se decide poner a una marca determinada?

  • Clientes: el primer objetivo de todo negocio es maximizar sus ingresos a través de las ventas. Y el naming de la marca influye en la decisión de compra de los consumidores.
  • Empleados: por sorprendente que os parezca, la productividad y el estado de ánimo de las personas que trabajan para la marca pueden quedar afectados por el nombre de ésta.
  • La propia empresa: limita posibles oportunidades. Es decir, si el nombre proyecta un producto o servicio específico, será complicado incorporar otros con el mismo nombre de marca.
  • Inversores: los efectos del naming de la marca pueden trasladarse al ámbito de las finanzas. Y es que si el naming no transmite confianza, será complicado atraer nuevos inversores…

Cómo deben ser los nombres para empresas nuevas

Elegir el nombre de una marca es una tarea que conlleva trabajos de investigación y grandes dosis de creatividad. Porque estamos, nada más y nada menos, que ante la elección del primer elemento identificable de nuestra compañía.

Estas son las principales tipologías de nombres para marcas que se utilizan como base creativa:

  • Descriptivos: nombra de forma directa, o describe, los productos y servicios que se ofrecen. Muebles La Fábrica, por ejemplo, es un nombre descriptivo.
  • Arbitrarios: son palabras que, en principio, no tienen ninguna relación con el tipo de productos o servicios que ofrece la marca. La multinacional Apple, contra todo pronóstico, no es ninguna cooperativa agrícola, sino que es una empresa de equipos electrónicos, software y servicios en línea.
  • Apellidos: La raíz familiar o los nombres de pila, son un tipo de naming muy recurrente. En España, es el tipo de nombre más común entre las empresas. Pero existen casos de éxito, que han seguido esta premisa, como FordMatutano o Heineken. Además de permitir jugar con las letras, creando combinaciones creativas. Buen ejemplo de ello es Adidas, “Adi” equivale al diminutivo de Adolf (uno de sus creadores) y “das” es la primera sílaba de su apellido.
  • Fusionados: juntar dos o más palabras reales. Un claro ejemplo de esta tipología es Facebook, que con el ánimo de relacionar dos conceptos, Face (cara) y Book (libro), acabó creando uno nuevo, que hoy por hoy ya es considerado universal.

Un naming no es un eslogan, que puede ser modificado con relativa frecuencia. El nombre es un elemento perdurable en el tiempo, que va a configurar la esencia de la marca.

En definitiva, poner nombre a las marcas es un ejercicio delicado, al que hay dedicar tiempo y reflexión.

El experto en branding Víctor Mirabet, afirma que para acertar con el naming no sólo hay que saber de estrategia de marca. También necesitamos conocer la Ley de propiedad industrial para llevar a cabo investigación sobre mercados y productos.

Y lo más importante, tener una habilidad creativa. ¿Te ayudamos a crear tu nombre de marca?

Views All Time
662
Views Today
6