¿Qué es naming creativo? Técnicas y habilidades para conseguirlo

niña en las nubes imaginando que es el naming creativo y como crearlo

No paramos de oír que emprender es de valientes. En un entorno tan competitivo como el actual, empezar de cero y granjearse un buen nombre de marca no es tarea sencilla.

El primer paso para crear marca es elegir un naming que haga que el público la identifique. Y ahí es donde a los futuros empresarios les asaltan las primeras dudas: ¿qué nombre es el apropiado para la marca que se va a lanzar al mercado?

Qué es naming creativo y cómo se consigue

La creatividad debe estar presente en el proceso de creación del naming, para que este pueda diferenciarse de la competencia. Pero, ¿cómo se consigue y qué es un naming creativo?

Un naming creativo es fruto de un proceso intelectual. Es decir, nace de combinar nuevas ideas de un modo original y rompedor. 

Una de las grandes ventajas de apostar por un naming creativo para tu negocio es que te diferenciará de tus marcas rivales. Esto es debido a que captará la atención de todos los potenciales clientes.

5 técnicas creativas para crear un nombre de marca original

Un buen nombre puede abrir grandes oportunidades de negocio. Es por ello que la estrategia de branding también necesita grandes dosis de creatividad para acertar con el nombre de las empresas. Estas son algunas de las técnicas creativas más útiles:

  • Brainstorming: este anglicismo está cada vez más integrado en nuestro vocabulario. Traducido, sería algo así como “tormenta de ideas”. Es la reunión de un conjunto de personas que van pensando sobre posibles “nombres”. Se van apuntando todos lo que se mencionan, sin descartar ninguno. Luego se procede a la decisión grupal, en la que se acabará apostando por un solo nombre.
  • Técnica de la asociación forzada: siéntate en un lugar tranquilo y empieza a escribir lo primero que te venga en mente: objetos, animales, sensaciones…Luego, intenta asociar cada palabra con el concepto que tú mismo tengas de ella. Si lo haces, estarás utilizando la técnica de la asociación forzada. Y ¡te sorprenderás de las nuevas ideas que vas a ir generando con ella!
  • Inmersión creativa: encontrar momentos de máxima inspiración es vital para los creativos. La técnica de inmersión creativa consiste en lograr llegar a esos momentos. Por ejemplo, acudiendo a museos, escuchando música, leyendo libros… es muy común que las ideas nos vengan cuando estamos, precisamente, en puro contacto con la creatividad.
  • Técnica Molière: consiste en moverse por puntos de vista y perspectivas totalmente ajenas a nuestra “burbuja de trabajo”. Y es que en ocasiones, las miradas novedosas, son las que pueden dar con el blanco en cuestión de acertar con el naming.
  • Copia creativa: a veces la inspiración, por mucho que la llamemos, no llega. Y en esos casos se tiene que echar mano de la técnica de la copia creativa. Ahora bien, copiar no es la palabra. Esta técnica consiste en buscar otros proyectos similares al nuestro y utilizar sus nombres para inspirarnos. O en otras palabras, encontrar un referente como punto de partida para crear el nuestro propio.

¿Qué te han parecido estas técnicas? ¿Crees que pueden ser de ayuda para encontrarle a tu marca un naming creativo e impulsar tu estrategia de branding? Si no encuentras la inspiración, ¡no dudes en contactar con nosotros!

Views All Time
454
Views Today
3