¿Podemos… poner el nombre sin más?

Hay determinadas palabras que tienen la poderosa virtud de movilizar a las masas. Hacerse con la palabra, marca o nombre mágico no es tarea fácil, así que si algo funciona… ¿por qué no reutilizarlo?

Aprovechar la oportunidad para volver a utilizar un determinado nombre, marca o eslogan de éxito es una tendencia que está en boga. Reciente es el intento de registro de la formación política Podemos con la palabra que da nombre a su partido y el consiguiente vía crucis jurídico habido con Mediaset a causa del eslogan de la Eurocopa de 2008.

Oportunismo en naming, tendencias políticas a la hora de acuñar nombres que motiven al conjunto de la sociedad… cuestiones muy interesantes que desembocan en la importancia de chequear la viabilidad de una marca y su seguridad jurídica.

Recientemente hemos conocido casos en que se desea aprovechar un nombre, marca o eslogan determinados con fines comerciales. El caso de «Je suis Charlie» ha sido especialmente notorio debido a las connotaciones morales de su utilización por parte de entidades que han pretendido lucrarse a través de este grito de libertad y solidaridad.

En España, sin las dramáticas circunstancias del caso galo, se dio un caso similar. La formación política Podemos solicitó el registro de la marca en julio de 2014, pero la agencia encargada de gestionar las marcas de Mediaset se opuso el pasado mes de septiembre a que el partido usara el término ‘Podemos’ para la venta de camisetas, productos de papelería, postales, chapas, juegos y juguetes, la promoción de eventos deportivos y culturales y su uso en televisión.

Y es que la cadena de televisión Cuatro tiene registrada la marca ‘Podemos’ desde la Eurocopa de fútbol de 2008, cuando utilizó ese lema durante todo el torneo.
No obstante, el organismo encargado de dirimir en los conflictos entre marcas ha llegado a la conclusión de que el Podemos político no intercede en la actividad del de Mediaset, ya que usan tipografías y colores diferentes, así como también que pertenecen a ámbitos distintos.

Nombres con engagement, tendencia en política

Al recodar el eslogan de la Eurocopa y la aceptación que tuvo, se cae en la cuenta del poder de la palabra para unir a las masas en una sola voz. Tras analizar las evocaciones del término ‘Podemos’, encontramos un eslogan que vincula fuertemente una de las necesidades básicas del ser humano como ente social: la identificación de grupo y el sentimiento de pertenencia a este, que da cobertura así a otra necesidad básica: la seguridad.

Es lógico entonces caer en la cuenta, hablando puramente de naming, de la utilidad y potencia del nombre/marca Podemos para calar en las filas de futuros votantes y generar un sentimiento de grupo que persigue unos objetivos comunes, teniendo implícita además una promesa de logro.

Esta parece ser la tendencia por la que optan partidos políticos de nueva creación, conscientes del poder de la palabra y de los sentimientos que despiertan en el target de futuros votantes anhelantes de cambio. Algunos ejemplos son el mismo Podemos, Sumem, Guanyem…, que conllevan un mensaje positivo apelando al sentimiento de grupo. ¿A nadie le recuerdan al ya clásico eslogan «yes, we can» (‘sí, podemos’) que catapultó a Obama a la presidencia de los Estados Unidos?

Protección frente al oportunismo

Aún siendo importante elegir un nombre creativo, perdurable en el tiempo y que cale en un target determinado, requiere especial consideración el hecho de chequear su viabilidad jurídica, es decir, que el nombre o marca esté disponible, sea registrable y sea así posible defender la marca de otros intentos de registro, aun cuando esta proceda de un movimiento popular o ciudadano.

Y es que en asuntos de naming y creación de marcas, hay que asegurar siempre una estrategia de prevención para proteger la marca. De esta manera, podrán evitarse sorpresas desagradables en el futuro.

Por poner algún ejemplo… ¿podrían concebir Unicef o Manos Unidas la utilización de su marca por parte de empresas armamentísticas? Cabría imaginarse la pérdida de credibilidad en tales entidades.

¿Podría McDonald’s ver su nombre vinculado a una marca de abonos orgánicos?

Se admiten opiniones…

Views All Time
Views All Time
956
Views Today
Views Today
2

Deja un comentario